¿Qué puedo hacer si mi hijo tiene FIEBRE?

La fiebre en los niños es el principal motivo de consulta médica, es importante que la temperatura se deba medir con termómetro si es fiebre por encima de 38,3 ªc aunque hay estudios que le dan bastante importancia a la sensación táctil de la madre con respecto a la temperatura.

La fiebre genera angustia e intranquilidad en los padres, por lo regular, cuando un niño está enfermo, es solo hasta que aparece la fiebre cuando se piensa que puede ser un problema grave y “es el momento donde se amerita un tratamiento generalmente antibiótico porque puede ser una infección”.

Previo a esto, aún a pesar de tener síntomas de una enfermedad respiratoria, digestiva o cualquier otra, si no hay fiebre se recurre a medidas temporales o remedios caseros para manejar la enfermedad.

Es importante tener en cuenta que si el niño a pesar de no tener fiebre, luce muy decaído, rechaza y/o no tolera la vía oral, tiene piel moteada, luce pálido, se debe consultar a un servicio de urgencias de manera rápida, porque puede deberse a una situación de salud grave.

 

¿Cuáles son las enfermedades que comúnmente causan fiebre?

Durante la edad pediátrica suelen presentarse frecuentemente infecciones respiratorias, gastrointestinales de origen viral que generalmente se resuelven solas o bien infecciones más complejas con los mismos síntomas pero con diferente evolución, en las que hay participación de bacterias, siendo en este muy necesario el inicio de antibióticos para tratarlas. Otro tipo de infección frecuente en la edad pediátrica sin mayores síntomas asociada aparte de irritabilidad y que no se debe dejar de lado es la infección de vías urinarias, la cual es más frecuente en los menores de 2 años de edad. Otras infecciones frecuentes en los niños son las conocidas como exantemáticas: rubéola, varicela y roséola , enfermedad mano pie boca entre otras, las cuales son causadas por virus.

Es de recordar que cualquier infección puede manifestarse con fiebre independientemente del agente que la causa: virus, bacteria, parásitos u hongos entre otros.

 

¿Cuáles son las medidas generales que debo aplicar en caso de fiebre?

Existen medidas generales como la aplicación de medios físicos para controlar la fiebre: la utilización de medios físicos como el baño en agua tibia puede ser una medida transitoria a usar en casa antes de definir una consulta a un servicio de urgencias NUNCA utilice alcohol en la bañera o de manera tópica sobre toda la piel del niño, ya que éste se puede absorber por esta vía y así causar intoxicación con graves consecuencias.

También se debe ofrecer una mayor cantidad de líquidos para evitar la deshidratación y mantener a los niños con ropa ligera, con lo que evitaremos que la temperatura se eleve con facilidad.

Es importante que junto con estas medidas se administre de forma cuidadosa medicamentos para el control de la fiebre, teniendo en cuenta que el uso de estos medicamentos debe siempre estar bajo control y recomendación médica.

 

¿Cuáles son las medidas que debo evitar?

NUNCA se debe aplicar alcohol frotado en el cuerpo, pues además de no presentar el efecto deseado para bajar la temperatura, representa el peligro de una absorción masiva a través de la piel lo cual puede causar intoxicación y descenso brusco de la glucosa en sangre (hipoglucemia o hipoglicemia).

No se recomiendan los baños con agua fría y menos helada, ya que con ellos se produce vasoconstricción y escalofríos, con lo que ocasiona incremento en la temperatura central con consecuencias francamente perjudiciales que pueden provocar crisis convulsivas e incluso deterioro cerebral irreversible y muerte.

Otras medidas contraindicadas son los enemas de agua helada.

EN CASO DE PERSISTENCIA DE LA FIEBRE DEBE CONSULTAR AL SERVICIO DE URGENCIAS DE SU EPS.