Factores de Riesgo Cardiovascular en Niños y Adolescentes

Factores de Riesgo Cardiovascular en Niños y Adolescentes

En HOMI sabemos que los padres están 100% comprometidos con la salud de sus hijos, por esto traemos unas recomendaciones muy sencillas pero que pueden traer grandes beneficios en la salud de los niños, además que los preparará para una etapa adulta sana.



Ten en cuenta los siguientes datos curiosos:

• Muchos factores de riesgo se pueden controlar en la infancia, disminuyendo así el riesgo de sufrir enfermedades del corazón en la edad adulta.

• La prevención es la mejor forma de evitar problemas del corazón en los siguientes años.

• Controlar desde la infancia el mayor número posible de factores de riesgo le ayudará a tu hijo a reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón cuando sea adulto.

 

Factores de riesgo:

• Presión arterial alta (Hipertensión)

• Colesterol elevado

• Padres o personas cercanas que son fumadores

• Obesidad

• Inactividad física

 

¿Cómo puedes controlar la obesidad de tu hijo?

Es importante saber que el único que puede dar un diagnóstico de sobrepeso del menor es su médico pediatra, por esto si consideras que tu hijo puede ser obeso, llévalo inmediatamente al pediatra para verificar que la obesidad no se deba a un problema médico. Si la obesidad no es causada por una enfermedad o trastorno, él probablemente sugiera algunos cambios en su estilo de vida para ayudarlo a adelgazar.

• Reduzca el número de calorías.

• No utilices la comida como recompensa por un buen comportamiento o una actividad cumplida.

• Crea más conciencia de los alimentos que le entregas en su lonchera.

• Pregúntale y ten conocimiento de lo que come en el colegio.

• Aumenta el nivel de actividad física de tu hijo. Puedes encontrar actividades físicas divertidas para hacer en familia.

• Limita el tiempo que tu hijo emplea para ver televisión, estar en el computador o jugar videojuegos ya que se consideran actividades sedentarias por el poco gasto físico que conllevan.

 

Recuerda que todos estos cambios requieren del constante apoyo de la familia.

 

Si alguna vez te has preguntado si tu hijo realiza suficiente ejercicio, hazte las siguientes preguntas:

• ¿Cuánto tiempo a la semana está tu hijo viendo televisión, en la computadora o jugando videojuegos?

• ¿Cuánto tiempo a la semana tu hijo realiza actividades deportivas como jugar futbol, jugar baloncesto, montando cicla, practicando natación, bailar, entre otros?


Su pediatra puede sugerirte actividades acordes a la edad y todas sus características físicas. Si tu hijo tiene un problema médico que limita su actividad física, puedes pedirle al pediatra que te recomiende actividades que tu hijo pueda realizar sin ningún riesgo.