Enfermedad Diarreica Aguda

Enfermedad Diarreica Aguda

¿Qué es la Enfermedad Diarreica Aguda?

Es la presencia de heces líquidas o acuosas, asociado a un aumento en la frecuencia (al menos 3 en 24 horas) y con una duración menor a 14 días. El cuadro puede ir o no acompañado de vómito y/o fiebre.

¿Qué factores desencadenan el desarrollo de la diarrea en niños?

En los niños menores de 5 años los principales factores que pueden favorecer el desarrollo de enfermedad diarreica aguda son:

  • Ausencia de lactancia materna o suspensión precoz de ésta.
  • Tabaquismo en el hogar.
  • Uso de agua visiblemente contaminada para consumo y preparaciones de alimentos en el hogar.
  • Anemia o desnutrición en cualquier grado.
  • Contacto cercano con un paciente con diarrea.
  • Viajes a sitios con altos casos de diarrea en su población.
  • Ausencia de inodoros o inadecuada eliminación de heces y basuras en el hogar.
  • Presencia de moscas en el hogar del niño.

 

¿Qué factores protegen a los niños de desarrollar diarrea?

  • Uso de inodoros con tubos de aguas residuales.
  • Usar jarras con tapa.
  • Usar agua hervida para su consumo.
  • Hervir los chupos y teteros.
  • Cocinar bien los alimentos de riesgo.
  • Usar agua con cloro para la limpieza de alimentos.
  • Vacunación contra el rotavirus según el esquema del Plan Ampliado de Inmunizaciones (PAI).
  • Lavado rutinario de manos con agua y jabón en menores de 5 años de edad y sus cuidadores.

¿Por qué ocurre la diarrea?

La enfermedad diarreica aguda en la mayoría de los casos es causada por una infección intestinal, secundaria a virus, bacterias o parásitos intestinales.

¿Qué factores pueden incidir en que un niño menor de 5 años presente graves complicaciones por diarrea?

En general, la enfermedad diarreica aguda puede manejarse en casa y se resuelve sola, si se siguen las recomendaciones correctas dadas por el personal de salud para su cuidado y tratamiento. Pero existen algunos factores que pueden favorecer que un niño tenga más riesgo que otros de presentar complicaciones graves por diarrea y en estos casos es prudente consultar oportunamente:

  • Niños menores de 3 meses.
  • Presencia de edemas o inflamación en piernas y pies.
  • Niños con desnutrición.
  • Signos de deshidratación (palidez, ojeras, boca seca, sed intensa, decaimiento o somnolencia).
  • Diez o más deposiciones diarreicas en las últimas 24 horas.
  • Cinco o más vómitos en las últimas 4 horas.
  • Infección por rotavirus.
  • Evidencia de sangre visible en las deposiciones y/o pus, fiebre alta (mayor a 39 grados centígrados) o que el niño luzca muy enfermo.
  • Disminución de la cantidad de orina eliminada durante el día.
  • Dolor abdominal continuo o localizado en la parte derecha del abdomen.

¿Se debe realizar exámenes de materia fecal de rutina?

No se recomienda realizar de forma rutinaria exámenes de materia fecal (coprológico, coproscópico o coprocultivo) en niños con enfermedad diarreica aguda.

¿Cómo tratarse?

Siempre debe administrarse Sales de Rehidratación Oral con el fin de prevenir la deshidratación, ya que esta es la complicación más frecuente que presentan los niños con enfermedad diarreica aguda. En los niños menores de dos años de edad, se puede administrar 2 a 3 onzas luego de cada deposición liquida y en niños mayores de dos años, se pueden administrar 3 a 5 onzas luego de cada deposición liquida. También se pueden administrar líquidos o alimentos preparados mediante cocción de cereales en grano o molidos (arroz, maíz o cebada) y cocinados en agua, o aquellos que se preparan con papa, plátano o arroz y preferiblemente preparados con sal. No se recomienda en ninguna situación administrar bebidas carbonatadas (gaseosas o refrescos de soda), bebidas rehidratantes para deportistas (gatorade, squash, powerade, etc.), soluciones orales de electrolitos con menos de 40mm/L de sodio en su composición (Pedialyte® 30, Hidraplus® 30), solución de agua, sal y azúcar.


¿Qué tipo de alimentos se deben administrar durante la diarrea?

Se recomienda continuar con la alimentación habitual y apropiada para la edad: lactancia materna, fórmula láctea, sólidos preferiblemente ricos en carbohidratos complejos (yuca, plátano, papa, ñame, maíz), carnes magras y frutas, según la edad del niño. Nunca se recomienda el ayuno en los niños menores de 5 años ni la administración de jugos de frutas industrializados.


¿Cuándo se deben administran antibióticos en niños con enfermedad diarreica aguda?

En general no se recomienda el uso de antibióticos de forma rutinaria en niños con enfermedad diarreica aguda. Sin embargo, algunos niños pueden requerir tratamiento con antibióticos, pero siempre debe ser formulado por un médico o pediatra y nunca auto-formulado
.

¿Qué otros medicamentos se pueden administrar en los niños con enfermedad diarreica aguda?

No se recomienda administrar sin fórmula médica medicamentos que podrían emplearse en el tratamiento de la enfermedad diarreica aguda. Siempre debe consultar a un médico o pediatra antes de iniciar cualquier tratamiento.

 

¿Cuándo se debe consultar?

Debe asistir por urgencias si:

  • Signos de deshidratación (palidez, ojeras, boca seca, sed intensa, decaimiento o somnolencia, manos y pies fríos).
  • Alteraciones neurológicas (somnolencia, dificultad para despertar al niño, crisis convulsivas).
  • Vómito persistente que no permita la hidratación con suero oral.
  • Dolor abdominal continuo o localizado en la parte derecha del abdomen, inflamación del abdomen asociado a dolor.
  • Presencia de otras enfermedades en el niño.
  • Presencia de inflamación o edema en piernas o pies.
  • Evidencia de sangre visible en las deposiciones y/o pus, fiebre alta (mayor a 39 grados centígrados) o que el niño luzca muy enfermo.
  • Disminución en la cantidad de orina eliminada durante el día.
  • Diez o más deposiciones diarreicas en las últimas 24 horas.
  • Cinco o más vómitos en las últimas 4 horas.


Referencias Bibliográficas

1. Ministerio de Protección Social, COLCIENCIAS. Guía de práctica clínica para prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad diarreica aguda en niños menores de 5 años SGSS- 2013. Guía No. 8.