• TRIAGE I: Pacientes con evento que amenaza su vida o su integridad física y mental, suya supervivencia depende de la oportunidad de la atención médica y deben ser conducidos de INMEDIATO a la sala de reanimación.

  • TRIAGE II: Pacientes con signos o síntomas moderados que no amenazan su vida o si integridad física o mental de manera inmediata, pero deben ser valorados en el servicio de Urgencias por el personal especializado para establecer un diagnóstico y definir un plan de manejo.

  • TRIAGE III: Pacientes con signos y síntomas leves, que no amenazan la vida y que se pueden manejar en CONSULTA PRIORITARIA por su EPS o seguradora.

  • TRIAGE IV: Pacientes que NO requieren valoración por Urgencias y se manejan por Consulta Externa.